• LeMerk

El Cambio en nuestra Dieta y el Cambio Climático

Actualizado: oct 6

Hace unas horas horas acabo de terminar de ver un documental en Netflix llamado "Besa el Suelo". Me quedé frío después de verlo...Y por eso decidí escribir esta entrada de Blog; para sumarse así a todo este movimiento de concientización por nuestro planeta pues estoy seguro que nuestros cambios de hábitos pueden hacer la diferencia.


En realidad el documental no me mostró nada que no supiera de base, pero si me mostró las correlaciones que existen y que todos ignoramos por lo general acerca de nuestro planeta y cómo este se ve afectado cada vez que elegimos cierto tipo de alimentos.


Todos los que hemos estudiado un poco sobre la composición de la vida sabemos que hay un elemento básico presente en todo organismo vivo: el carbono. El mismo elemento que un su forma combinada con el oxigeno produce el calentamiento global que hoy nos acosa. Sin embargo, somos muy poco conscientes que este carbono lo hemos liberado nosotros a la atmósfera siendo su lugar original el suelo y todos los ecosistemas que en el subsisten.


Los combustibles fósiles emiten dióxido o monóxido de carbono porque son elaborados a base de crudo; un material orgánico rico en carbono en su estado natural bajo tierra. Los incendios agravan también la situación pues transfieren todo el carbono almacenado en las plantas hacia la atmósfera en su forma gaseosa. Y la agricultura extensiva también hace lo mismo cada vez que ara la tierra. Sí, la agricultura nos está afectando en gran forma agravando el cambio climático con cada época de siembra.


Y es aquí donde el documental de Netflix es brillante. Porque nos muestra de frente que nuestros sistemas de cultivo son terribles. No concuerdan con la forma como se venía cultivando la tierra durante siglos. Sus técnicas e insumos están dictados por los intereses económicos de las multinacionales a las cuales les interesa un bledo el planeta siempre y cuando sus bolsillos sigan llenándose. Los cultivos en E.U. simplemente NO son rentables por sí mismos. La única forma de hacer dinero para los granjeros es optar por los subsidios del gobierno sujetos al monocultivo y el uso extendido del glifosato.


A propósito, el solo hecho que los pesticidas fueran inventados por un científico nazi que también inventó el veneno de las cámaras de tortura que se usaron durante la primera guerra mundial ya es perturbadora y debería hacernos repensar como estamos comiendo.


Pero aun no es demasiado tarde. Podemos devolvernos unas cuantas décadas o siglos atrás cuando sabías como cultivar de forma sostenible y sabíamos comer de forma saludable. Los mercados no eran los que dictaban nuestros gustos o intereses. Los supermercados o plazas no eran las que nos forzaban a comprar lo que ellos nos querían vender. ¡No teníamos una lista de compra que se repetía semana tras semana con los mismos productos!


Por eso es que definitivamente hay una relación directa entre el tipo de alimentos que consumimos y el calentamiento global. Y es ahí donde cada uno de nosotros puede hacer la diferencia. Eligiendo productos orgánicos que no provengan de monocultivos a gran escala. Eligiendo productos locales que hayan sido hechos con responsabilidad hacia el medio ambiente. Eligiendo diversidad en tu canasta de alimentos y no siempre los mismos, pues esto obliga a los productos a diversificar sus siembras y por ende a enriquecer biológicamente los suelos donde cultivan.


En fin, este es un tema para muchas otras entradas de Blog. Pero por ahora, aquí te dejo el link del documental:



Un día como hoy me alegro de haber creado LeMerk!


#leMerk#comidasana#comidasaludable#comidaorganicabogota#agriculturasostenible#agriculturaregenerativa#cambioclimatico#colombia